En Miel LAPUELA trabajamos de forma responsable y lo hacemos respetando nuestro entorno y a nuestras compañeras de trabajo, las abejas. Si quieres conocer un poco más sobre nuestra forma de trabajar y cómo aplicamos la apicultura sostenible, ¡no te pierdas las siguientes líneas! 

Hace ya muchos años que la apicultura apareció como una actividad realizada por el hombre y de la que se podía obtener grandes beneficios para la salud.
Ya en el mesolítico, se encontraron pinturas rupestres que hacían indicar que la recolección de miel se trataba de una actividad diaria. Pero, con los años, la práctica ha ido evolucionando hasta llegar a nuestros días donde se ha dado mucha importancia al producto dejando un poco al margen el cuidado de la abeja. 

La apicultura, motor de desarrollo del entorno rural

Desde hace muchos años, la apicultura se desarrolla en entornos rurales siendo una actividad importante para la economía de pueblos y aldeas. La cría de abejas es una tradición en Asturias que se realiza desde tiempos inmemoriales. En la zona occidental, los talameiros y los cortinos permitían defender las colmenas y practicar una actividad que ha ido creciendo con los años. 

Las abejas y su entorno

En Miel LAPUELA desarrollamos una apicultura comprometida con el medio que nos rodea. Nuestra abejas realizan su actividad en parajes naturales que ayudamos a conservar y mejorar dándoles así el mejor hábitat posible. Todas nuestras colmenas se sitúan en la parte suroccidental de Asturias, en una de las zonas más despobladas de Europa como son los parques naturales de Fuentes del Narcea o el Bosque de Muniellos. Zonas llenas de vegetación autóctona y fauna salvaje. 

Así, nuestra filosofía como empresa no solo se basa en cuidar directamente a las abejas, las colmenas y su alrededor, en Miel LAPUELA estamos comprometidos con todo el entorno rural y el desarrollo económico sostenible de la zona. Protegemos nuestras abejas y la biodiversidad que las rodea intentando reducir también nuestro gasto energético. Esto lo hacemos, entre otras cosas, reduciendo la huella de carbono gracias a la cercanía de las colmenas a nuestras instalaciones. 

Además, estamos muy comprometidos con el medio rural, generando empleo para dar vida a nuestros pueblos y mantener la riqueza en ellos. 

Una miel 100% natural

Todas nuestras mieles son producidas por abejas cuidadas, protegidas y rodeadas de una vegetación única. Esto le da personalidad propia a nuestras mieles, mieles 100% naturales, crudas, que no son sometidas a ningún proceso de transformación posterior. 

Gracias a nuestro entorno natural, nuestras abejas pueden elaborar diferentes tipos de mieles como son la miel de Roble, de Calluna o de Eucalipto, entre otras. Mieles con el sello de Asturias y marcadas por una forma de trabajar sostenible y comprometida con la naturaleza.