Las abejas utilizan la cera para construir sus nidos. La producen las abejas melíferas jóvenes mediante glándulas ceríferas y aunque es una sustancia líquida, se endurece al contacto con el aire formando pequeñas escamillas que utilizan para crear las celdillas de los panales.